Artículo

Relaciones Tóxicas: Ana Parte 2 – Respuesta a Ana

 

Hola ana, amé tu historia, cada línea la sentí parte de mí, nunca juzgaría tus actos pues nadie está libre de cometer errores además creemos que las circunstancias fuertes, traumatizantes, son las que forman las características únicas que posees como persona.

Al leer tu historia Ana me percaté que no estamos tan solos como creemos; que muchos jóvenes que no conocemos están en medio de una relación tóxica o han pasado por ella y no saben cómo salir del hueco, qué medidas tomar para ayudar sus emociones a sanar o simplemente cambiar de ambiente, personas y liberarse de todo el peso que cargan en sus corazones.

¿Cómo entré a esta relación? ¿Por qué me ha cambiado tanto? ¿cómo me aislé tanto de aquellos que amo? Son pocas de las muchas interrogantes que nos hacemos cuando nos percatamos que estamos atrapados en el pulpo de una relación tóxica. Si eres cristiano alguna vez has leído la biblia buscando respuesta sobre relaciones amorosas,
encontraremos un verso muy citado y muy usado en Génesis 2:18 «No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada.»

Pero ahí está la clave: ADECUADA. Se supone que las cosas que haces deben estar a tu medida, te hacen sentir cómoda, alegre, con paz, en armonía no un constante vacío o sufrimiento. Pero es obvio que Ana estaba estancada en un laberinto sin salida. La moralidad, el liberalismo y el feminismo que nos empodera de manera errática cuando no nos informamos correctamente, hacen que el matrimonio no se valore como tal, y éste ya no se basa en el amor, respeto y compañía, más bien como un acuerdo que cuando no me genere ganancias rompo y destruyo a mi antojo.

Es muy doloroso, dejar ir a quien amo, y más cuando se supone que “supuestamente” soy correspondido, pero todo lo que cause úlceras estomacales por estrés, susto, miedo, minis ataques cardíacos, que vayas en picada o que escondas el maravilloso ser que eres ¡no merece la pena!.

Yo misma soy la viva imagen de una relación tóxica que te saca poco a poco y se apodera de tus ganas de vivir, el fantasma de esa persona es como una puerta abierta, si hay alguien estancado otros no podrán entrar o salir, asi que lo mejor es darte tiempo, si lo se, suena muy tonto pero el tiempo es el mejor aliado. Recuerdo que en unas de mis búsquedas sobre las decepciones, la amargura y mi autointoxicación con canciones de Ana Gabriel encontré en Salud180, un muy buen artículo de la periodista Lau Martínez, donde se cita al psicólogo español Juan Cruz y a la psicoterapeuta australiana Avril Carruthers; aca los consejos:

8 claves para escapar de la relación tóxica:

1) Detectar. Hay que identificar la toxicidad para poder salir de ella; no escapar sino hacerle frente. Gracias a esa toma de conciencia como observador externo el lóbulo frontal se activa y genera calma, explica Cruz.

2) Decidir la importancia de la relación. Aunque parece obvio alejarse de las relaciones tóxicas, no siempre es tan sencillo. De acuerdo con Carruthers, muchas veces se trata de alguien con quien existen lazos de lealtad, trabajo o afecto de por medio. Encuentra una manera de equilibrar lo que sientes con lo que es bueno para ti. Las razones menos saludables para mantenerse son la costumbre o familiaridad con la persona.

3) Abstracción. Todos somos libres de ‘cerrar la ventana’ de nuestra mente al ruido del exterior. Aunque nos bombardee con mensajes letales, tenemos la capacidad de protegernos y cerrar nuestra mente a esa información.

4) Autoestima. Potenciar los recursos que cada uno tiene, realizar actividades que refuercen nuestras aptitudes y habilidades, buscar nuevos entornos más saludables donde se aprecien nuestras cualidades.

5) Relaciones sociales. Cultivar los vínculos afectivos verdaderos y las relaciones sociales basadas en valores. Fomentar la interdependencia y una buena red de amistades.

6) No al victimismo. Abandonar la autointoxicación, ese diálogo interior que repite una y otra vez los mismos mensajes negativos sin ofrecer nunca una salida.

7) Solidaridad. Hacer cosas por los demás o implicarse en proyectos solidarios es una buena forma para salir de uno mismo y nuestra propia “desgracia”. Además, ayudar a otras personas que sufren es bueno para relativizar.

8) Abandonar. En ocasiones, sobre todo cuando las consecuencias afectan a la salud, hay que abandonar las situaciones contaminantes. Pero no lo tomes como una derrota. A veces, para sobrevivir en un entorno tóxico, hay que convertirse en un ser tóxico. Y ese es un precio demasiado alto. Hay momentos en que una retirada a tiempo es una victoria.

Si leíste los consejos hasta el final créeme te funcionaran como a mí, solo puedo decirte que inviertas tiempo en ti y aprende a amarte a ti misma primero, antes de mostrar a otros que los amas, acepta quién eres y quien no pueda aceptarte no te merece, y lo más importante: aprende a valorizar, priorizar y a decir NO.

by: Mb paralm

Referencias:
http://www.salud180.com/salud-dia-dia/8-claves-para-expulsar-un-amor-toxico-de-tu-vida

208 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail