Artículo

Raíces profundas

bare tree near lake during daytimeLos árboles son parte de la hermosa naturaleza que Dios creó. Existen tantos tipos de árboles y tan diferentes entre sí. ¡Una gran variedad! Dios a través de su palabra ilustra la vida del creyente con un árbol.

En el libro de Mateo capítulo 13 Jesús narra la parábola del Sembrador. Una parábola es una historia sencilla, clara y corta usada como ejemplo para enseñar un mensaje. En esta parábola Jesús compara a los diferentes oidores de La Palabra. Entre uno de ellos, Jesús habló de aquellas semillas que el sembrador tira entre los pedregales (terreno cubierto de piedras), la cual nace rápido pero al tener poca tierra y profundidad, asimismo se marchita al salir el sol pues no tienen raíces (Mateo 13:6).

Las raíces de los árboles son una parte fundamental, así como los son los cimientos de una casa. Estas dan firmeza a los árboles y a través de ellas los árboles reciben los nutrientes que necesitan para vivir.

Los árboles que permanecen aún en medio de fuertes vientos y sequías son aquellos capaces de echar raíces profundas. Entre más profundas son las raíces de un árbol más éste podrá soportar cualquier situación.

Dios compara al cristiano con un árbol:
1-Cuando hacemos lo correcto y permanecemos en su palabra: “Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará.”(Salmos 1:3).

Como hijos de Dios estamos llamados a deleitarnos y meditar en su Palabra de día y de noche. El Espíritu Santo y la Palabra representan esa fuente que nos nutre y alimenta. Cuando permanecemos plantados cerca de esas corrientes de agua nuestras raíces se hacen más profundas y como consecuencia:

  • Daremos frutos en el tiempo pautado.
  • Nuestras hojas no caerán, es decir que aún ante los cambios permaneceremos en Él.
  • Todo lo que hagamos prosperará: los árboles que están cerca de los ríos son capaces de dar muchos frutos y estar firmes a pesar de las tormentas. De igual forma nuestros proyectos y decisiones serán guiados por Dios y estarán cimentados en su Palabra, por lo tanto serán prosperados (1 Crónicas 22:13).

2-Cuando ponemos nuestra confianza en Él: “Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.” (Jeremías‬ ‭17:7-8‬).

A veces como seres humanos ponemos nuestra confianza en las promesas hechas por hombres, los cuales pueden fallar, sin embargo, cuando confiamos en el Señor:

  • No veremos cuando viene el calor: no importa las dificultades que hayan a lo largo de nuestra vida, estaremos protegidos por Él.
  • Nuestras hojas permanecerán verdes: en todos los cambios de temporadas estaremos hermosos, con la madurez espiritual necesaria para continuar creciendo.
  • Cuando llegue la sequía no nos fatigará: ninguna prueba nos hará sentir débil, ni ansiosos.
  • No dejaremos de dar frutos: bajo cualquier condición económica, emocional, y de cualquier otro tipo, estaremos dando frutos al Señor según nuestras capacidades. Porque la palabra de Dios germinará en nuestras vidas según los propósitos que Él tenga con nosotros (Isaías 55:10-11).

3-Cuando somos justos: “El justo florecerá como la palmera; Crecerá como cedro en el Líbano. Plantados en la casa de Jehová, en los atrios de nuestro Dios florecerán. Aun en la vejez fructificarán; Estarán vigorosos y verdes, para anunciar que Jehová mi fortaleza es recto, y que en él no hay injusticia.”
‭‭Salmos‬ ‭92:12-15‬

Existen una gran variedad de palmeras, pero aquella a la que se refiere el salmista es una en particular que es frondosa, llena de flores y frutos. Las palmeras son árboles que se caracterizan porque son capaces de crecer más de 60 metros de altura, pueden llevar cientos de frutos y permanecer hermosos en el desierto y sobrevivir bajo el fuerte frío. Además, sus raíces pueden estar a más de dos metros de profundidad, lo que permite que esté muy bien anclada y no caerse ante los fuertes vientos.

Por otro lado, el cedro es un árbol cuya madera era muy utilizada para la construcción, incluso, el templo que construyó Salomón fue hecho con la madera de este precioso árbol (1 Reyes 6:9). Los cedros se caracterizan por ser árboles de terrenos altos o montañosos, de crecimiento lento pero pueden llegar a una altura hasta de 40 metros, son fuertes, que pueden soportar inviernos muy fríos y grandes sequías, y cuyo duración en años de vidas son de cientos de años.

Si somos justos floreceremos como la palmera, tan frondosamente, y creceremos como el cedro, no importando que tan lentamente lo hagamos seremos tan altos y fuertes, y aún en nuestra vejez daremos frutos al Señor, pero solo si permanecemos plantados en su casa, guardando sus mandamientos y dejándonos moldear por Él.

¿Qué tan profundas son tus raíces? Qué tipo de árbol eres tú?

Hoy quiero invitarte a que saques un momento y medites en la palabra de Dios. Ella es la única que puede guiarte y ayudarte a que tus raíces sean cada vez más profundas y tus cimientos sean sólidos para que todo lo que emprendas al nivel espiritual y terrenal pueda prosperar y tu fe permanezca hasta el final, sin importar las situaciones difíciles que puedas atravesar en la vida.

Bendiciones

Claudia Ogando

208 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail