Artículo

1% de los ricos Vs. 99% de los pobres.

¿Por qué nos quejamos del gobierno?

1% de los ricos Vs. 99% de los pobres.

¿Has visto muchas personas, que por alguna razón casi siempre están enojadas? ¿Viven con una actitud pesimista y en todo tiempo se están quejando de lo malo y corrupto que es el gobierno? Me imagino que sí. Al igual que tu, tengo un amigo que le pasa lo mismo, su nombre es Felipe, ahí te va su historia.

Felipe ha tenido muchos problemas en su vida, podríamos decir que, desde su concepción. A una edad muy temprana le tocó por desgracia perder a sus padres, a los tres años, en un accidente de tránsito. Por tal razón, Felipe pasa junto con su hermana Marí, a vivir con su tía Josefa Martínez (tía Jose) a la capital de su país. Con solo dos habitaciones una para sus tíos y otra para los primos y su hermana Felipe tiene que ingeniárselas y hacer una camita improvisada con almohadas y cartones (muy bien preparadas) para poder dormir un poco.

Felipe ya tiene 8 años y las cosas en casa de tía Jose se tornan un poco apretadas, económicamente. Tío Juan, quien es esposo de Jose, le dice: “Felipe, es tiempo de que salgas a buscar un trabajo, tienes que hacer algo para que puedas pagarte tus estudios y no quedarte bruto como lo era tu madre”. Felipe incómodo por el comentario sobre su madre decide que tiene que salir de la casa de su tío algún día, ya que estaba cansado de que su tío le estuviera dando órdenes de qué hacer en la casa, mientras que con sus primos no pasaba lo mismo, los trataba como príncipes.

Felipe al no tener recursos económicos decide seguir el consejo de buscar empleo y un amigo le propone trabajar en la panadería de su padre a la edad de 13 años. “Amasa, y cuidado con el horno”, le decía el papa de su amigo. Felipe sudado de pies a cabeza por el calor y cansado de amasar y amasar la harina decide que tiene que hacer algo, y le grita a su jefe: “Ya esta bueno, ¿seré yo acaso un burro de carga?” y le deja el puesto…

El Complejo de Víctimas

Pasa el tiempo y Felipe crece con odio y resentimiento hacia todo aquel que tiene más dinero y mejor posición que él. Él pudo hacerse bachiller a puras penas, y logró entrar a una factoría como operario de maquinas. Frustrado, Felipe comienza a darse cuenta el porqué su situación no avanza ni 

logra alcanzar sus sueños, “el problema es el gobierno” proclama él, “son tan corruptos que el dinero que les damos en impuestos, se lo roban”. Otro problema, dice Felipe son las grandes empresas como Coca 

Cola, McDonald entre otras, que vienen 

a países en Latinoamérica y se quedan con todo lo que hay, de la misma manera que lo hicieron los españoles con nuestro oro.

La historia de Felipe es muy parecida a la que vivimos en nuestra región, falta de empleo, corrupción de los gobiernos, entre otras, sin embargo el resentimiento y odio nos paraliza y no podemos ver más allá de nuestras narices, caemos en lo que es llamado, El Complejo de Víctimas.

El resentimiento nos llena de amargura y nos atrapa en el odio. Un camino sin salida, de oscuridad, que en su última instancia busca la venganza (de esta manera nacieron las revoluciones). Puede éste atentar con las vidas de personas que sí son felices o con la última instancia, nuestra propia vida; cayendo así en un abismo sin solución y una vida sin significado.

Salud

¿El pesimismo acorta tu vida?

Un estudio que siguió a casi 5.000 estudiantes universitarios durante más de 40 años encontró que aquellos que eran más pesimistas como estudiantes tendían a morir más jóvenes que sus compañeros.

Según la politóloga Gloria Álvarez:

El culpar de todos los males de la sociedad a ricos, gringos, capitalismo, etc. hace que el problema siempre esté fuera de nosotros y le carga la culpa a alguien más (así es más fácil. ej.: Venezuela) por lo tanto, necesitamos que el gobierno haga algo, los ricos hagan algo, nuestros padres hagan algo, menos nosotros por nosotros mismos.

Pero hay una esperanza amigo lector, buenas nuevas a todo esto.

Según el psicólogo clínico por la Universidad de Toronto, Jordán Peterson. Tenemos que hacernos las siguientes preguntas:

  1. ¿Has aprovechado al máximo las oportunidades que se te ofrecen?
  2. ¿Estás trabajando a tu máxima capacidad en la escuela o en el trabajo?
  3. ¿Tienes tu casa en orden?

Si la respuesta es “no”, toma tiempo para analizar todo lo que está mal, tú sabes lo que está mal, simplemente para de hacerlo. Organiza tu casa, ordena tu vida, aprovecha las oportunidades; ya sean cursos online gratuitos, o becas nacionales entre otras cosas. Trabaja dando la milla extra. Deja de procrastinar (dejar para después) esas cosas que sabes que tienes que hacer. No culpes a los demás ni al gobierno por tus problemas. ¿Por qué? Porque no podrás cambiarlos, pero sí puedes cambiarte a ti mismo.

Por Luis Segura

Referencias:

267 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail