Artículo

Dios y Jonas • Obediencia

Jonás 3:3

Esta vez Jonás sí obedeció a Dios: se levantó y se fue a Nínive. Aquella ciudad era tan grande que para recorrerla toda se necesitaban tres días completos.

Así dice el relato, “esta vez Jonás sí obedeció a Dios…”. Me llegan a memoria testimonios y situaciones en la que decidimos a primera instancia, no obedecer a Dios.

Hubiese sido más fácil, desde el principio, pues como dijo el profeta Jeremías: “Me persuadiste, oh Señor, y quedé persuadido; Fuiste más fuerte que yo y prevaleciste…”.

Tenemos que reconocer que nuestro corazón es engañoso, como también dijo Jeremías, sin embargo, Dios busca un corazón obediente en nosotros. Creo firmemente que Dios sabe más que nadie en éste mundo lo que nos conviene, y nuestras ideas pueden ser buenas, pero obedecer al Señor es mejor que “nuestras ideas”. Dios ha prometido guiarnos con su Espíritu, mas nosotros insistimos en tomar nuestras propias decisiones.

Hoy te invito a detenerte en tu camino, y reflexionar ¿qué estás haciendo con tu vida? ¿has consultado al Señor en tus decisiones? No está escrito de más, el verso que dice: Encomienda al Señor tus caminos y tus pensamientos serán afirmados.

Dios está dispuesto a guiarte, no hay nadie más interesado que él que te vaya bien, hombre, mujer de poca fe ¿por qué dudas? ¿Acaso hay algo imposible para Dios?

Nos vemos en la próxima entrega: Dios y Adán.

 

Foto por Nick Tiemeyer en Unsplash

274 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail