Artículo

Dios y David • Promesas

Dios y David

En cierta ocasión el pastor Rick Warren expresó que: “esperar era más fácil para un granjero de hace 100 años que para ésta generación”, y creo que es así. Esperar para mi es difícil, mas es bueno.

La espera es la medicina de la ansiedad; y no dejarse controlar por el estrés, tener claridad de pensamiento en los momentos de difícil decisión, son sus frutos. Pero en este trayecto he descubierto algo: “Es difícil elegir a Dios y la oración como la primera opción para todas tus ansiedades”.

No es posible crear un hábito si no hacemos algo con frecuencia. Es por eso que el escritor de Hebreos en su capítulo 5 verso 14 nos recuerda que la madurez llega con el ejercicio de los sentidos en diferenciar el bien y el mal. Si no aprendemos a elegir al Señor como primera opción no lograremos madurar en la fe.

En el Salmo 119 vemos a David, en oración, sin caretas, sin formalismos, sin prejuicios, un David clamando sólo aquel que puede darle paz, que puede cumplir lo prometido. Veamos:

Salmos 119

Verso 41

Dios mío,
muéstrame tu amor y sálvame,
tal como lo has prometido.

Verso 65

SEÑOR, tú has sido muy bueno conmigo, tu siervo;
has cumplido todo lo que prometiste.

Verso 116

Dame fuerza y seguiré con vida,
tal como lo has prometido;
¡no defraudes mi confianza!

Versos 169-170

SEÑOR, espero que te llegue a ti mi súplica

y me des la sabiduría que me prometiste;
que escuches mi oración
y me salves como prometiste.

Me da calma saber que vivió un hombre como David al que Dios nunca defraudó, como él mismo dice: “Señor, tú has sido muy bueno conmigo… has cumplido todo lo que prometiste”. Me da calma saber que Él mostrará su amor, nos salvará una y otra vez, nos dará fuerzas, y también de su sabiduría.

La relación de amor entre el Señor y nosotros es un misterio que va más allá de lo lógico y nos lleva a la fe, a descansar como niños que no se preocupan por el afán del mañana, pues no sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que salga de los labios de su Señor.

Nos vemos en la próxima entrega: Dios y Jonás.

Foto por Magda B de Unsplash.

290 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail