Artículo

Bondad

Continuando con nuestra serie “Los atributos de Dios”, hoy estaremos presentando uno de sus atributos más nombrado en las Escrituras: La bondad de Dios.

La palabra bondad proviene del latín formado por la raíz “bonus” (bueno) y del sufijo  “-dad” (cualidad), lo que significa cualidad de ser bueno. La bondad es una inclinación natural hacer lo bueno, un adjetivo que describe aquellas personas nobles, generosas y solidarias.

Las palabras utilizadas en el Antiguo Testamento para referirse a la bondad de Dios  son los términos hebreos tôb, ‘tôbâh y tûb. En el Nuevo Testamento se usa la palabra griega a·ga·thós que significa moralmente bueno, excelente y capaz.

La biblia nos enseña varios aspectos acerca de la  bondad de Dios:

  • Dios es perfectamente bueno.

Èl no solo hace el bien sino que Èl es la bondad misma (Salmos 119:68) (Salmos 25:8).

  • Èl manifestó su bondad a través de Jesús, nuestro Salvador (Tito 3:4-7). (Tito 2: 11-13)

A lo largo de  toda nuestra vida experimentamos la bondad de Dios. Él nos manifiesta su favor y amor cada dia que vivimos,  sin embargo, Dios mostró su más grande acto de amor y bondad al darse asimismo para que fuéramos salvos, diseñando un perfecto plan de redención, el cual fue consumado con la muerte y resurrección de Jesús.

  • Es bondadoso con todos (Mateo 5:45) (Salmos 145:9)

No actúa con bondad solo para aquellos que lo aman, sino que Él muestra su compasión y generosidad aún con aquellos que no hacen su voluntad.

  • Dios es la fuente del bien (Santiago 1:17)

Toda «buena dádiva» (regalo) viene del Señor. Él es la fuente de bondad, nada de lo bueno proviene de nosotros, sino de Él.   

  • Todo lo que hace es bueno (Salmos 145:17; 1 Timoteo 4:4)

La Biblia nos declara desde el principio de la creación que todo lo que hizo Jehová ha sido bueno.

  • Ninguno hay bueno, sino sólo Dios (Lucas 18:19)

Aunque como seres humanos en ocasiones podemos hacer el bien, sin embargo, el único que es puro y naturalmente bueno es Dios.

En una ocasión el apóstol Pablo expresó: “Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo.” (Romanos 7:18)

  • La bondad es parte del fruto del Espíritu (Gálatas 5:22; Efesios 5:9)

Dios espera que como hijos, nosotros seamos imitadores de Cristo, lo que significa que como creyentes debemos procurar cultivar la bondad en nosotros. Hacer el bien a todos, aun a nuestros enemigos.

En la próxima entrega, continuaremos con los  atributos de Dios: Creador y Celoso.

Bendiciones!


Claudia Ogando

89 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail