Guerra de los sexos • Parte 1

El antídoto contra la “guerra de los sexos” es un entendimiento pleno de lo que es el evangelio. Esta es una lucha de poder, en busca de establecer dominio contra la opresión social impuesta en favor, o en contra, de uno o de otro.

Hemos crecido en una sociedad con pautas culturales manchadas de maldad y rebeldía contra Dios. Nosotros, los seres humanos, somos los constructores de la cultura y las reglas que van a regir las relaciones sociales.

Ideologías como el “machismo”, y su respuesta, el “feminismo”, no son más que distorsiones del diseño de Dios para el hombre y la mujer, estos sistemas de pensamiento son producto de la rebeldía contra la Palabra de Dios escrita.

Hombres y mujeres fuimos creados únicos, perfectos y con funciones distintas, para así representar cualidades de nuestro Creador. No hay sexo más relevante que el otro, ambos se complementan en la tarea de administrar los recursos, procrear y disfrutar de la belleza y riqueza que nos rodea. 

El evangelio es la buena noticia de que podemos alcanzar el perdón de nuestros pecados por medio de creer en Jesús, Él es el Hijo de Dios que murió y resucitó de entre los muertos para que abracemos la esperanza a de tener una relación con Dios.

Conocer lo que significa esta buena noticia cambia la perspectiva de todo, y en este caso, nos permite entender la grata disposición de Dios para con el hombre y la mujer.

En otro artículo aclararemos el hecho de que somos iguales en dignidad y distintos en función, y otros aspectos más… espera la publicación!

 

Autor

  1. ALBA SANCHEZ

    ALBA SANCHEZ

    Soy discípula de Jesús, esposa de Emmanuel Casado, madre de Amalia Raquel y licenciada en Psicología Escolar.


    Conoce mas...